• 30 de mayo de 2024

RADIO CARDINAL MIRAMAR

La Emisora de la Música

VENÍ A TRABAJAR NO A ROBAR

PorJorge

Oct 18, 2023 #Balnearia, #Miramar, #robos

Nota de Opinión. Jorge Villavicencio para Radio Cardinal.

La región de Ansenuza ha experimentado un notable flujo de ciudadanos provenientes de diversas partes del país, atraídos por la perspectiva de encontrar empleo en una zona que ha experimentado un notable crecimiento en los últimos años, impulsado por la creación del Parque Nacional Ansenuza y el redescubrimiento de las oportunidades que ofrece el mar de Córdoba.

Esta afluencia ha llevado a que numerosos ciudadanos lleguen en busca de oportunidades laborales, particularmente en sectores como la construcción y la gastronomía.

Sin embargo, en tiempos recientes, los informes policiales han revelado una preocupante tendencia: algunas personas que llegan a nuestra localidad con la intención de trabajar aprovechan la ocasión para involucrarse en actividades delictivas, como el robo de propiedades. Este es precisamente el caso que se ha registrado esta semana, con el robo de una carnicería ubicada en la Av. Mar Chiquita al 300, en la localidad de Balnearia. El propietario del establecimiento denunció que un individuo ingresó al local tras forzar una puerta y una ventana, y se llevó una considerable cantidad de carne porcina y vacuna.

Horas después, la policía de Miramar de Ansenuza detuvo a un joven de 23 años, oriundo de Sunchales, en un complejo ubicado en la calle Rivadavia de Miramar, quien se dedicaba a la albañilería y se sospecha que podría estar relacionado con el robo en la carnicería de Balnearia. La Fiscalía de Instrucción de Morteros ha iniciado acciones legales y formuló cargos contra el joven por su presunta implicación en el robo, calificándolo como «Robo Calificado por Escalamiento». A pesar de su imputación, el joven no se encuentra detenido y aparentemente continúa con sus actividades en nuestra localidad.

La repetición de casos similares, donde se descubren robos relacionados con personas no residentes en nuestra región, es una cuestión preocupante que suscita la demanda de políticas encaminadas a erradicar tales prácticas. La sociedad exige, ante todo, la aplicación rigurosa de las normativas y leyes correspondientes en contra de estos individuos que, disfrazados de trabajadores, se dedican a actividades delictivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *