• 23 de febrero de 2024

INCERTIDUMBRES POR LA INACTIVIDAD DE PLANTA DE SANCOR

Preocupante situación social a raíz de la paralización de actividades en la planta industrial de producción de quesos perteneciente a la reconocida empresa San-Cor. La fábrica es uno de los principales motores económicos de Balnearia y la región, ahora se encuentra en un estado de asamblea de los empleados, generando incertidumbre en la comunidad.

La inactividad de la planta no ha pasado desapercibida para las autoridades locales. El intendente de Balnearia, Miguel Méndez, se reunió recientemente con integrantes del CCIPSE y el presidente de San-Cor CUL, Alberto Sánchez, en un intento por comprender la complejidad de la situación. Al término de la reunión, Sánchez expresó que la empresa no está «caída» y destacó la finalización de la relación jurídica con el Fideicomiso el 15 de noviembre de 2023. Aseguró que están evaluando nuevas alternativas y buscan una solución integral, involucrando a directivos, empleados y productores. «Sancor sale con el esfuerzo conjunto. El diálogo permanente es la herramienta«, afirmó.

Sin embargo, detrás de esta aparente lucha por la supervivencia de la empresa, se vislumbra una serie de desafíos que han llevado a San-Cor a esta encrucijada. Fuentes de nuestra emisora han recabado información que apunta a una complicada situación financiera vinculada a decisiones tomadas en los últimos años. La incorporación de más de 1000 empleados en distintas plantas lácteas a nivel nacional, no siempre sustentada por un aumento en la actividad económica de la empresa, ha afectado negativamente a la rentabilidad de San-Cor. Algunos ingresaron por negociaciones políticas con los gobiernos de turno, buscando incrementar la fuerza laboral sin un respaldo económico sostenible. Esta estrategia a influido y mermado gradualmente la posición de la empresa en el competitivo mercado lácteo argentino.

La repercusión de la crisis de San-Cor va más allá de los muros de la fábrica. La planta de Balnearia, siendo la mayor industria local, inyecta mensualmente más de 100 millones de pesos en la actividad comercial, únicamente en concepto de salarios, sin contar los demás beneficios derivados de tener una instalación de tal magnitud en la región. Esta situación genera inquietud en la sociedad, que teme las consecuencias económicas y sociales que la paralización de San-Cor podría acarrear.

La inactividad de la planta de San-Cor en Balnearia no solo representa una amenaza para la estabilidad económica de la región, sino que también pone de manifiesto la necesidad de abordar las decisiones empresariales y políticas que han llevado a esta situación. La búsqueda de soluciones integrales, como destacó el presidente Sánchez, debe ser respaldada por un análisis profundo de las causas subyacentes de esta crisis, con la participación activa de todos los actores involucrados. Balnearia espera ansiosa una resolución que devuelva a San-Cor a la senda del crecimiento y asegure la prosperidad de la comunidad que ha dependido históricamente de esta gigante de la industria láctea.

Nota: Jorge Villaviencio, para Radio Cardinal. Fotos: Municipalidad de Balnearia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *