• 1 de marzo de 2024

ADVIERTEN SOBRE UN POSIBLE FENÓMENO DE «SUPER NIÑO»

Expertos científicos están alertando sobre la posibilidad de un fenómeno de El Niño de una magnitud histórica y sin precedentes, que ha sido apodado como «El súper Niño». Las mediciones indican cifras récord que sugieren su llegada con una intensidad considerable.

El término «El súper Niño» ha sido acuñado por los científicos debido a los modelos que han registrado mediciones excepcionales. Según el último informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), se estima que este fenómeno climático podría comenzar entre julio y septiembre.

Los impactos del «El súper Niño»

Este fenómeno está asociado principalmente al debilitamiento de los vientos alisios del este y al desplazamiento de aguas cálidas desde el Pacífico occidental hacia la costa occidental de América.

Los efectos generalizados podrían manifestarse en condiciones más frías y húmedas en América del Sur y el suroeste de Estados Unidos, así como sequías en países del Pacífico occidental y del sur de Asia, como Indonesia y Australia. Además, también existe la posibilidad de eventos extremos, como incendios e inundaciones.

El Niño en pleno

Según el experto Sierra, el fenómeno de El Niño se presentará en toda su magnitud durante la primavera, lo que reducirá los contrastes regionales, aunque no logrará eliminarlos por completo.

En la región este de Paraguay, el extremo sur del Cerrado brasileño, el centro de la región pampeana y algunas áreas de la Mesopotamia se espera que ocurran anomalías de lluvia de leves a moderadas. Por otro lado, se pronostican precipitaciones superiores a la media en el noroeste del Cono Sur, gran parte de Cuyo, el sudoeste y sudeste de Buenos Aires, así como en el este de Uruguay.

En términos de temperaturas, se espera un menor riesgo de heladas tardías y de calores tempranos.

Para el verano de 2024, se prevé que El Niño se disipe y vuelva a generar efectos diferenciales. En esta etapa, se espera que el sur del Cerrado brasileño y de Bolivia, así como el norte de Paraguay, reciban precipitaciones dentro de los niveles normales, con algunos registros por encima o por debajo de lo habitual.

Por otro lado, el sur de Paraguay y Brasil, la región del NOA, el oeste y centro de Cuyo, la mayor parte de la región del Chaco, el norte y centro de la región pampeana, la Mesopotamia y Uruguay, observarán precipitaciones superiores a lo normal.

Se pronostica que el centro y este de Buenos Aires recibirán aportes de lluvia normales. Sin embargo, se espera un déficit de lluvias por debajo de lo habitual sobre el este de Cuyo, el centro y sur de Córdoba, gran parte de La Pampa y el oeste de Buenos Aires.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *