• 9 de abril de 2024

2 DE ABRIL EL DÍA QUE CAMBIÓ LA HISTORIA

Argentina Recupera las Islas Malvinas

UNA GESTA QUE CONMOVIÓ A LA NACIÓN

En un acto de coraje y determinación, Argentina se embarcó en una empresa histórica el 2 de abril de 1982: la recuperación de las Islas Malvinas. Después de casi un siglo y medio de usurpación británica, el pueblo argentino se unió en una gesta que reafirmó su compromiso con la soberanía y la historia nacional. En este artículo, recordamos los principales eventos que condujeron a la Operación Rosario, el desembarco que marcó un punto de inflexión en la lucha argentina por la restitución de su territorio en el Atlántico Sur.

LA USURPACIÓN BRITÁNICA

En un hecho que sacudió los cimientos de la legalidad internacional, el 3 de enero de 1833, las Islas Malvinas fueron objeto de una ocupación ilegal perpetrada por fuerzas británicas, que expulsaron de manera arbitraria a la población y a las autoridades argentinas legítimamente establecidas en el archipiélago. Este acto flagrante de agresión, llevado a cabo en tiempos de paz y sin previo aviso, conllevó la imposición de medidas restrictivas para evitar el retorno del pueblo argentino a su hogar.

La invasión británica, contraria a los principios del derecho internacional, generó inmediatas protestas por parte de las autoridades argentinas de la época. Desde entonces, cada gobierno argentino ha ratificado de manera ininterrumpida sus derechos soberanos sobre las Islas Malvinas, así como sobre las Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos adyacentes, considerándolos legítimamente parte integral del territorio nacional.

LOS ACONTECIMIENTOS Y HECHOS PREVIOS A LA RECUPERACIÓN DE LAS MALVINAS

A fines del mes de marzo de 1982 las fuerzas combinadas del Ejército Argentino y la Armada se preparaban para una misión trascendental: recuperar las Islas Malvinas, usurpadas por la corona británica desde hacía casi un siglo y medio. Bajo el mando del General Osvaldo García, la «Operación Azul» rebautizada como «Operación Rosario» en honor a la valentía de los criollos y españoles que enfrentaron a las tropas invasoras durante las Invasiones Inglesas, se puso en marcha.

Las tropas, emplazadas en el destructor ARA «Santísima Trinidad» y el Rompehielos «Almirante Irizar», partieron hacia las islas el 28 de marzo con un objetivo claro: el desembarco y la recuperación de las Malvinas.

En medio de las inclemencias del tiempo y el mar agitado, el 29 de marzo se impartieron las directrices para la operación. Se estableció que sería una acción incruenta, buscando evitar bajas tanto propias como del enemigo británico.

El 30 de marzo, las malas condiciones meteorológicas obligaron a posponer la ejecución de la operación hasta el 2 de abril, el día designado para la acción decisiva.

La misión original de tomar la residencia del gobernador inglés y el cuartel de los Royal Marines se modificó durante el desembarco debido a los efectos climáticos sobre los helicópteros. Se decidió atacar y conquistar la pista de aterrizaje, una tarea desafiante frente a la defensa británica armada.

En la noche del 1 de abril, la agrupación de comandos anfibios inició el desembarco desde el destructor ARA «Santísima Trinidad», alcanzando la costa en una operación audaz. Al mismo tiempo, el submarino ARA Santa Fe aportó buzos tácticos para asegurar puntos estratégicos en la costa.

El 2 de abril, a las 6:15 a.m., los vehículos anfibios blindados desembarcaron, seguidos por fuerzas de infantería de marina. La misión era clara: tomar el aeropuerto con el apoyo de fuerzas helitransportadas y permitir el aterrizaje de tropas adicionales desde el Rompehielos «Almirante Irizar».

A las 7:30 a.m., se recibió la noticia de la captura del aeropuerto y la despejada pista de aterrizaje. Media hora después, el primer Hércules C-130 aterrizó, marcando el comienzo de las operaciones logísticas con las islas.

A las 9:00 a.m., en medio de escaramuzas cercanas a la residencia del gobernador, las tropas británicas se rindieron ante el avance de las fuerzas argentinas.

Y así, a las 12:30 p.m. del 2 de abril de 1982, en una ceremonia emocionante y cargada de significado, la bandera británica fue arriada y, después de 149 años, la enseña nacional argentina fue izada en las Malvinas.

La recuperación de las Islas Malvinas representó un hito histórico para Argentina. El retorno de este entrañable territorio, usurpado por los ingleses hace 149 años, simbolizó la determinación de nuestra nación para reclamar lo que legítimamente nos pertenece. Este capítulo, colmado de coraje y sacrificio, reafirmó el compromiso de Argentina con su territorio y su historia, dejando una marca imborrable en la memoria del pueblo argentino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *