UNA NUEVA GRAN RESERVA EN EL IBERÁ

UNA NUEVA GRAN RESERVA EN EL IBERÁ

Por: SOFÍA ZALAZAR, Fundación Rewilding Argentina. Bióloga de campo de los proyectos de reintroducción de especies en Yerbalito.

Al norte de los Esteros del Iberá, a 15 kilómetros de la localidad de Villa Olivari, nació una nueva reserva de Fundación Rewilding Argentina: Reserva Natural Yerbalito. Históricamente, estas tierras pertenecieron a una estancia que utilizó los pastizales para la producción ganadera y los bosques para la extracción selectiva de madera. En 2019, la fundación adquirió la propiedad con fines específicos de restauración y conservación.

“Yerbalito” se encuentra en la lomada arenosa de Loreto, donde el paisaje es dominado por bosques bordeados de bañados, cañadas y pastizales. Los bosques de esta zona corresponden a la formación de “Bosques Secos Estacionales Neotropicales”, los cuales también abarcan la Mata Atlántica, los bosques del Chaco Húmedo, los valles fluviales del Paraná y Paraguay y los bosques del Paraguay Oriental, que incluyen al Ñeembucú (región de características similares a los Esteros del Iberá). Dentro de la reserva se encuentra el mogote de bosque más grande de la región con un sistema de lagunas internas asociadas a los esteros y cañadas, que lo convierte en un ambiente óptimo para muchas especies.

Una vez adquirida la propiedad, se comenzó con un arduo proceso de restauración de su ecosistema que incluye la extracción de ganado y el control de especies exóticas como el chancho cimarrón. En simultáneo,
se dio inicio a los proyectos de reintroducción de especies localmente extintas. En noviembre, llegaron los primeros individuos de Muitú (Crax fasciolata), grandes aves frugívoras que desaparecieron de la provincia de
Corrientes durante el último siglo. Unos meses más tarde, se recibió al primer grupo de juveniles Guacamayos Rojos (Ara chloropterus), fundando el segundo núcleo poblacional de esta especie en la región. En julio de
2020, se liberó una pequeña piara de Pecaríes de Collar (Pecari tajacu), conformando el quinto núcleo poblacional de esta especie en los Esteros del Iberá. Se prevé que, para fin de año, la reserva reciba las primeras parejas de Paca (Cuniculus paca) y otros grupos de Muitú, Guacamayos rojos y Pecaríes de Collar.

De esta forma, la Reserva Natural Yerbalito da sus primeros pasos en el proceso de restauración y conservación activa de los últimos remanentes de bosques de Corrientes, que permitirá recuperar ambientes claves para la recolonización de especies que se encuentran en retrocesos poblacionales por pérdida de hábitat, como el Yetapá de Collar, el Aguará Guazú y el Ciervo de los Pantanos. A su vez, la conservación y restauración de esta matriz de paisaje brindará una conectividad de ambientes desde el bosque del río Paraná al resto de la lomada de Loreto, que funcionará como un corredor biológico para muchas especies.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.