¿LA CUARENTENA DE LOS IMBÉCILES?

Editorial: El siguiente artículo refleja los puntos de vista de su autor

Cada vez más, periodistas y especialistas médicos, se animan a cuestionar los alcances de uno de los confinamientos sociales más largos del planeta.

Cuando la OMS declaró al Covid-19 como pandemia, el gobierno de Argentina reaccionó de manera acorde, determinando un aislamiento social y promocionando políticas de protección y bioseguridad contra el nuevo coronavirus. La medida fue bien recibida por la gran mayoría de los ciudadanos, que acataron la cuarentena como una cuestión casi de seguridad nacional.

Hoy, y luego de más de 145 días de confinamientos selectivos, restricciones al tránsito y otras tantas medidas similares, que nos remiten a imaginar una especie de Estado de Sitio; los ciudadanos comienzan a desconfiar de los infectólogos y los burócratas de la actual administración federal, sobre la efectividad de sus políticas. Los sistemas de vigilancia y las restricciones a un sinnúmero de actividades, ocasionaron una crisis económica y social casi sin precedentes en Argentina, que contrastan con los magros resultados en contener la pandemia: más de 250 mil infectados al momento de escribir este artículo.

Pero hay más. Algunos periodistas comienzan a publicar cuestiones que producen ciertas desconfianzas. Tal es el caso de una nota hecha por la periodista Agustina Sucri, en el diario La Prensa. ( Leer Artículo )

Allí Sucri entrevista a la bioquímica e inmunóloga Roxana Bruno, con posdoctorados en el Instituto Max Planck de Neurobiología de Alemania y en el Instituto de Neurociencias de Alicante, en España. Ella habla sobre que la pandemia está siendo usada por las autoridades sanitarias y ante la pregunta: «¿Es posible que las autoridades sanitarias argentinas no conozcan conceptos tan claros como, por ejemplo, la falta de sentido epidemiológico para hacer testeos masivos?«

  • Evidentemente que lo saben. Si a todo el mundo le digo que las estadísticas aumentan, que el virus se está contagiando, que se está muriendo gente, si hago toda una manipulación y cuento cadáveres, si no cuento la verdad y no hago bien los tests y me dedico a ir a generar una noticia testeando en Constitución o donde sea, de esta manera meto miedo, aumento las estadísticas. Porque sé que me van a dar falsos positivos, sé que voy a detectar coronavirus estacionales… no son unos ignorantes, que no saben lo que están haciendo. Con las estadísticas se da una falsa sensación de una realidad de pandemia, de emergencia sanitaria. Desde el punto de vista epidemiológico, no se sostiene nada.

Pero si la respuesta que leyeron les pareció alarmante, más aún es la replicación constante de encumbradas autoridades, que esta semana han salido de manera sistemática, a atacar a los medios de comunicación. Atacan filosamente a los que se atreven a cuestionar los resultados de sus decisiones políticas y sanitarias. Hablan de que ciertos periodistas son los agoreros del apocalipsis, odiadores seriales y enemigos del Pueblo, que solo priorizan su propia economía, ante la pila de cadáveres que (dicen) dejará la pandemia, si no siguen estrictamente sus disposiciones.

El hecho es saber, hasta cuando, la ciudadanía seguirá apoyando esta «nueva normalidad», que tal vez debería ser denominada ya como La Cuarentena de los Imbéciles…

Jorge Villavicencio, para Radio Cardinal.

5 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • Marta Villarreal el 11 agosto, 2020 a las 12:14

    Bravoooooo………por fin…!!!! Que empiece a comunicarse el periodismo. Y la verdad saldrá a la luz. Un abrazo amigo y felicito tu valentia

    • Ivan el 15 agosto, 2020 a las 20:24

    Por favor señor periodista vaya y contagiese. Después nos cuenta si la epidemia existe o no.

    • AD el 16 agosto, 2020 a las 6:08
      Autor

    El artículo no condiciona a la existencia o no de pandemia, eso es un hecho real. El mismo refleja las alertas que muchos profesionales están cuestionando sobre la forma como es llevada adelante la situación. Nos llamó la atención el estilo medieval de encarar el problema. Estimo que en Argentina existen muchas personas con grandes capacidades para mejorar y aportar soluciones más inteligentes que mantenernos a todos encerrados. Por mi parte no deseo que Usted se contagie por no compartir mis apreciaciones. Saludos y gracias por participar.

    • Julio el 16 agosto, 2020 a las 16:10

    Dice una burrada tras otra ! Cómo que no se probó en animales ?? Cómo que no se aisló el virus ?? Lo aislaron en diciembre y la publicación fue mundial !! Dice que el virus del HIV es igual a este ?? Pero de donde salió esta bestia ! Claro que al ir avanzando en su ansiedad por por decir barbaridades uno se da cuenta que es la derecha que va por la teoría del rebaño! Lean a científicos ! Estos master hasta los hacen a distancia ! Me la imagino del opus dei!

    • Rox San el 16 agosto, 2020 a las 23:53

    Señor Iván:,Usted es otro de los tantos que siguen como oveja al matrero lo que dice el Presidente, que el y sus secuaces, se sacan fotos abrazados, no usan mascarilla y no se han contagiado. Piense en eso y dejará de creer en Políticos que solo suben al poder para enriquecerse y el ciudadano que se muera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.