El Telar de la Abundancia

El telar, mandala o flor de la abundancia, es una estafa basándose en un sistema piramidal de captación de personas y dinero. Promete para ello ganancias millonarias.

En estos sistemas, sus integrantes recomiendan y captan a más clientes, con el objetivo de que los nuevos produzcan beneficios a los participantes originales. Los que participan de esta especie de bicicleta financiera saben que el dinero sólo se genera a medida que logren captar más y más personas que realicen su pago para ingresar al sistema.

Para que el mandala funcione se debe generar confianza en los incautos. Es por ello que utilizan todo tipo de palabras para disimular sus intenciones. Hablan de economía solidaria, un espacio de aprendizaje, que tiene que ver no sólo con el dinero sino con lo espiritual. Se mantienen reuniones para que los iniciados puedan aprender a manejar sus emociones y se hace especial hincapié en luchar por los sueños de cada uno. (generalmente apelando a objetivos económicos no alcanzados como: la compra de una casa, un auto, un viaje, etc). En síntesis mantener la motivación para que durante el ascenso en la pirámide, se pueda reclutar más y más personas; que de alguna manera los incautos se transforman en imprescindibles para cobrar en un futuro el dinero prometido.

Recientemente trascendió un audio, de una reconocida actriz, con muchos años en la televisión argentina, quien está embarcada en promover uno de estos sistemas conocidos como el Telar de la Abundancia.
En este audio se desnuda cómo trabajan ciertas personas, apelando a discursos que ponderan la lucha de la igualdad de la mujeres en la sociedad, con el fin de lograr los objetivos económicos.

Escuchar audio:

Estos sistemas de engaño han sido tan probados y aceitados que cuando se ingresa al mandala o pirámide no se habla de inversión, sino de un regalo que se realiza por propia voluntad.

En los mandalas, pirámides y/o flores de la abundancia matemáticamente sólo existen dos opciones: estafar o ser estafado.

Al ingresar en la base de esta pirámide se debe realizar un regalo y para subir a la cúspide se deben completar otros 14 telares e incorporar a 112 personas nuevas. Es decir: el dinero debe provenir de esos nuevos integrantes. Una ecuación tan estúpida de cumplir, como la cantidad de incautos atrapados por el sueño de la plata fácil.

Nota: Jorge Villavicencio, para Radio Cardinal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.