Viaje a Pachacámac, Perú

A unos 30 km al sur de Lima se encuentra uno de los sitios arqueológicos más interesantes de visitar en el Perú: El Centro Ceremonial de Pachacámac. El lugar aún mantiene un velo de misterio y se percibe la sensación de estar recorriendo el ombligo religioso de civilizaciones prehispánicas, que se desarrollaron a orillas del río Lurín y el Océano Pacífico.

Altasierra Documentales recorrió este territorio que atesora notables construcciones de piedra y adobe, como el Templo de Pachacamac, el Templo del Sol y el Templo de la Luna; también conocido como Acllahuasi, donde residían desde los ocho años mujeres nobles, que eran destinadas para servir de esposas a grandes señores y otras preparadas para sacrificios en ceremonias de adoración al dios Pachacámac.

El lugar fue centro de peregrinación de numerosas culturas y se mantuvo durante siglo como polo de atracción religiosa, alcanzando su máximo apogeo durante la dominación Inca. Se cuenta que el Templo del Sol, levantado sobre un promontorio rocoso y construido sobre cuatro cuerpos de pirámides truncas, era uno de los más espectaculares. No sólo por su altura sino que también por su particular color rojo profundo, secundado por franjas de piedras recubiertas con una fina película de oro. Esta combinación cromática brindaba al Templo del Sol una imagen en la lejanía espectacular, generando la ilusión de una gigantesca pira ardiente que se divisaba desde kilómetros.

Pachacámac era un dios invisible a los ojos del pueblo y estaba caracterizado en un tótem de madera donde estaba esculpida la cara de dos ídolos, uno femenino y otro masculino, que representa a un mismo ser con dos rostros, símbolo de la dualidad del pensamiento andino prehispánico. Para los aborígenes Pachacámac era el creador de todas las cosas y la fuerza que animaba a los seres vivos. Este dios fue roto en dos partes por el conquistador español Hernando Pizarro y su templo destruido e incendiado por sus hombres en 1533.

 

Vídeo del centro religioso de Pachacámac

 

Jorge Villavicencio, para AD Revista (c) 2011

 

4 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. DEBE SER EMOCIONANTE ESTAR ALLI, SINTIENDO LAS VIBRACIONES DE UNA RAZA,ORGULLO AMERICANO, DIEZMADA, SOMETIDA,…PERO QUE A LA LUZ DE DE LA HISTORIA, HOY NOS SORPRENDE, POR SU CULTURA AVANZADA. MUY BUENOS LOS DOCUMENTALES.

    • juan carlos sepulveda el 7 agosto, 2011 a las 4:37

    Saber que tenemos sangre española, me da verguenza, porque esta sangre destruyo un imperio con grandes avances,tanto en educacion, formacion, disciplina, lo mas grande su escencia espiritual, nuestras regiones no estarian como lo estan ahora, estamos muy atrazados con respecto a conocimientos del universo, al manejo de recursos energeticos, LOS EUROPEOS NOS TRAJERON ENFERMEDADES, miseria, prostitucion, LA VANIDAD QUE ESTA MATANDO AL MUNDO.

    CADA VEZ QUE VEO A MI PUEBLO, LLORO DE TRISTEZA, ME SIENTO IMPOTENTE COMO SE DESANGRA.

    NUESTRO PADRE INTI ALGUN DIA RENACERA.

    FUIMOS UN IMPERIO….LLEVAMOS ESA SANGRE…ORGULLO DE NUESTRA TIERRA PACIFICA.

    • juan carlos sepulveda el 7 agosto, 2011 a las 4:38

    PADRE INTI ALGUN DIA BRILLARA SU TEMPLO

    • qurywayta el 10 octubre, 2011 a las 23:39

    Claro q hubo una gran cultura en esta parte de la costa como es en Lima la horrible y q los costeños limeñitos no se crean los blanconcitos q no son mishti nunakuna, sino los criollos, q no tienen identidad de sus antepasados xq no lo saben valorar, lo invisibilizan como siempre hicieron estos foráneos q vinieron solo a destruir nuestra cultura ancestral …..
    …..estoy de acuerdo con nuestro amigo SEPULVEDA, estos limeños q se creen los citadinos si serían como dicen ellos cultos…tendrían verguenza de llevar rasgos occidentales,..claro como son alienados hasta el tuétano… son los mas racistas.

    Gran PATSA QAMAQ (q es lo correcto) esperamos q junto a nuestra estrella Waraq

    Waraq markapita (desde el antiguo reino de los WARAS).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.