Ruinas Jesuíticas de San Ignacio Miní

Los Jesuitas realizaron durante los siglos XVII y mitad del XVIII uno de los experimentos más osados: el desarrollo de un estado teocrático en el corazón de los dominios españoles en América. La orden, creada por San Ignacio de Loyola y denominada la Compañía de Jesús, llevó adelante una tenaz obra, construyendo una decena de pueblos conocidos como las Misiones Jesuíticas Guaraníes.

Es justamente en la provincia de Misiones, y los territorios de Paraguay y Brasil, donde se conformó una experiencia socio-cultural única; en amalgama y  con el apoyo de los antiguos habitantes de estas tierras.

Los Guaraníes tenían una afamada reputación por su habilidad natural para las actividades manuales. En ese retazo de tierra colorada  Jesuitas y Guaraníes crearon un verdadero Estado; erigiendo monumentales templos, casas, colegios, barcos, instrumentos musicales, fundieron metales y hasta se asegura que desarrollaron una imprenta, que para la época es considerado un gran desafío tecnológico.

En 1768 los 30 pueblos de las Reducciones Jesuíticas contaban con 90  Mil habitantes

La apetencia de la corona española por estos hacerse de las riquezas de las Misiones y su poder productivo, conllevaron a la expulsión de los Jesuitas de América, con la consiguiente expoliación y posterior destrucción de su magnífica obra.

Altasierra Documentales se internó con sus cámaras, para conocer de cerca la historia de los Pueblos de las Misiones y en particular la de San Ignacio Miní. Recorriendo las hoy frías y solitarias construcciones pétreas, que levantaron los religiosos de la Compañía de Jesús con el apoyo e ingenio del Pueblo Guaraní.

Ver Vídeo en Alta Definición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.