Acuífero Guaraní ¿la próxima batalla?

Cada vez más ciudadanos y gobiernos del denominado tercer mundo, están advirtiendo que las actuales organizaciones transnacionales (Naciones Unidas, Banco Mundial, FMI y otras tantas ONGs) fundadas bajo postulados humanitarios y de bien común, responden antes a los intereses depredadores de los países dominantes que de los más necesitados.

Nadie en este pequeño planeta cree que la guerra contra Irak, llevada adelante por los EEUU, fuera una necesidad para “salvar” al mundo occidental del terrorismo internacional. A todas luces cae de maduro que esa invasión fue orquestada para expoliar los recursos petroleros de ese país.

A medida que la población mundial aumenta y los países desarrollados continúan agotando sus recursos, se hace evidente que la presión por apoderarse de lo poco que queda irá “in crescendo”.

El agua dulce se ha transformado en el recurso estratégico para el presente y futuro de toda nación. Como en los albores de nuestra creación, cuando el hombre comenzó a agruparse en clanes, poseer un pozo de agua era la línea que separaba la supervivencia de la extinción.

La Tierra  está compuesta en su mayor medida de agua, pero sólo una ínfima porción es apta para el consumo humano. Los países del Mercosur han sido beneficiados por este escaso recurso, teniendo una de las reservas de agua dulce más importantes del planeta: el acuífero guaraní.

Este acuífero posee tal potencialidad, que haciendo una simple ecuación matemática, podría abastecer a toda la humanidad en los próximos 200 años. Estas incalculables posibilidades están movilizando a organizaciones del primer mundo para “controlar”, de alguna manera, los inmensos recursos de este secreto manantial.

Disfrazados bajo estudios de sustentabilidad, el Banco Mundial financia a ciertas ONGs para generar estudios destinados a la “preservación del acuífero de la contaminación y favorecer su desarrollo en forma sustentable. Utilizando menos eufemismos dialécticos, esto vendría a significar la inhibición del uso de este gigantesco manantial, creando estratagemas de ingeniería social para quitar los recursos a los pueblos sin que estos reaccionen o se opongan.

Dimensiones del acuífero Guaraní
El Acuífero Guaraní tiene una superficie comparable a la de España, Francia e Italia juntas.

Este manantial subterráneo tiene una superficie aproximada de 1.190.000 kms2 (Superficie mayor a Francia, España y Portugal juntos)

En realidad lo que busca el Banco Mundial es “preservar” el agua del acuífero para que en un futuro pueda ser explotado por las multinacionales, que en definitiva responden a las aspiraciones de las potencias centrales.

Sólo un accionar firme de parte de los gobiernos del Mercosur contra estos organismos internacionales, y la sanción de leyes que reafirmen la propiedad del Acuífero Guaraní como parte indivisible de los estados, logrará mejorar nuestra posición en las próximas batallas por el dominio del agua dulce del planeta.

Jorge Villavicencio © 2009 para AD Revista.

2 comentarios en «Acuífero Guaraní ¿la próxima batalla?»

  1. Hola yo creo que es verdad ,el agua se agotara la demanda de las personas comunes y corrientes nos destruira, no toda la culpa es de las grandes empresas ellas abastecen ala gente comun no echemos la culpa a los demas empesemos por mirar lo que hacemos en casa¿ cerramos todas las canillas?¿ regamos innesesariamente?el fin se acerca, la poblacion crece las madres paren a hijos sin futuro, nose que pasara en el futuro pero de seguro nada agradable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.