Erigen una Torre Cardinal en Miramar

Con una altura superior a los 14 metros fue erigida el pasado 10 de diciembre una señorial torre de acero en la localidad cordobesa de Miramar. El monumento fue emplazado en urbanización residencial Ayres de la Mar en cercanías de la Mar Chiquita.

La Torre Cardinal, construida íntegramente de hierro galvanizado y pintada de un brillante color aluminio, se destaca como un faro en las planicies verdes y arboladas que rodean al gran mar interior de Argentina.

Su estructura fue ensamblada con partes de los antiguos molinos de viento que utilizaron los productores agropecuarios en el siglo pasado, confiriendo al monumento como una alegoría a los hombres del campo que forjaron el desarrollo agrícola de la región central del país; en su cúspide se destacan los puntos cardinales y dos esferas armilares que dan base a una aguja que apunta a los azules cielos de Miramar.
La torre está emplazada en la urbanización residencial Ayres de la Mar  y es el único monumento instalado en la coqueta plaza, que se accede luego de recorrer un pequeño boulevard, limitado por Palmeras Washintonias y rodeado de especies de Salix humboldtiana recientemente implantadas.

En su construcción participaron diversas personas y artesanos que dieron vida al monumento diseñado y producido por Daniel Fonti, Jorge Villavicencio y el arquitecto Roberto Bulla. El ensamblado de las partes de la torre y su posterior instalación estuvo a cargo de Alcídes Listello, Nelvio Listello, Mauro Listello, Juan José Listello, reconocidos molineros de la localidad de Balnearia. En tanto que las letras de acero que indican los puntos cardinales se seccionaron en el pantógrafo digital de los Hermanos Visconti de Villa Concepción del Tío. La estructura de las esferas armilares y la aguja que corona la estructura fue cortada por Manolo Calvello y ensamblada por Gabriel Gázquez de la ciudad de Arroyito.

La Torre Cardinal es un original monumento en Miramar y -según declaraciones de sus creadores- es una alegoría al esfuerzo y al trabajo. Es un tributo a Miramar, que sufrió una catástrofe que la llevó casi a su desaparición, pero la voluntad y tesón de sus habitantes lograron, que hoy esa pequeña villa veraniega se perfile como la nueva frontera turística de Córdoba.

Fuente: Ayres de la Mar – http://www.ayresdelamar.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.